Saltar al contenido
FrasesBonitasOnline

Roy Galán

roy galán frases bonitas quotes

Biografía resumida de Roy Galán

  • Nombre real: Roy Galán
  • Año de nacimiento: 1980
  • Lugar de nacimiento: Santiago de Compostela, España
  • Ocupación: Escritor, poeta, bloguero y fotógrafo

Libros de Roy Galán más recomendados

Las 34 mejores frases de Roy Galán

1. Amar es decir: Sé que me iré, pero todavía no.

2. Tú eres un jodido milagro. ¿No sientes a veces que tú te mereces más que lo poco que te dan?

3. Nos depositamos en los peores lugares posibles, con gente que nos desprecia una y otra vez; sólo porque nos prestan algo de atención.

4. “No me quería”. Sí, sí lo hacía, pero de la manera más cómoda que existía.

5. Pídele que quiera conocerte de verdad, con todas tus sombras. Y si no quiere, dile adiós.

6. El lesbianismo no es un concepto intelectualizado. Es un cosquilleo cuando la chica que te gusta te mira.

7. Necesito que me acompañes. Porque yo puedo solo, pero no quiero poder solo.

8. Nadie tiene la culpa de que ya no te quieran. Perdonando, así es como se sigue amando después del amor.

9. Tú decides cada uno de los gestos que le dedicas a los demás, cada una de tus palabras llenas de lo que tú quieras que estén llenas.

10. Lo único que necesito son dos días contigo. Y si se convierten en treinta años, genial.

11. El chantaje emocional es el arma invisible que transforma la vida en un campo de batalla sembrado de minas.

12. De todos los amores, el romántico es el amor más flojito. Es un amor demasiado ensimismado para que pueda salir bien.

13. Vamos a hacer del futuro un lugar al que querer regresar.

14. Te imagino acurrucado a su lado, depositando en su oído las mismas palabras que usabas conmigo.

15. Sí, el amor es dar libertad para que la otra persona decida sin miedo.

16. Cuando nos enamoramos de alguien, nos volvemos abismo y cumbre.

17. El amor no pasa por complacer, el amor no es hacer sentir bien al otro; es darte valor.

18. Lo que yo te pido es que de entre los siete mil millones, me elijas a mí.

19. Todos tenemos nuestras formas de aferrarnos para no caer al vacío.

20. ¿Qué clase de personas eres si no eres honesta con lo que ya no sientes?

Otras frases cortas e inspiradoras de Roy Galán

21. Animas a tus amigos: “Tú puedes”. Pero tú no puedes, nadie puede con todo.

22. Tus dedos en mí, y el aire que ya no me ahoga.

23. Cuando follamos con la persona que nos gusta, nos desprendemos en otro cuerpo.

24. El amor puede terminar, pero nunca se acaba.

25. Las mujeres han sido educadas en el miedo.

26. Dando las gracias por la compañía y por todo lo aprendido. Así es como el amor que termina nunca se acaba.

27. Necesito que me comas entero y te lleves con la lengua todo los pensamientos horribles que a veces me hacen temblar.

28. El miedo siempre está dentro, nunca fuera. Igual que los fantasmas.

29. Esta es nuestra vida, la única que tenemos. Defendamos nuestra libertad de vivirla tal y como la sentimos.

30. Existen personas que simplemente no son para ti. Pero ellas no tienen la culpa.

31. Cuando nos toca la persona que nos gusta, sentimos que nuestros nudos se deshacen.

32. Tú dices libre, y yo digo cobarde. Cobarde todo aquel que no es capaz de comprometerse con el instante.

33. Dejar actuar al cuerpo bajo la prescripción del alma. Eso es de valientes.

34. Hay algo tan neurótico en nuestra manera actual de relacionarnos, tan irrespetuoso con la vida, tan impaciente.

Haz que no parezca amor, texto de Roy Galán

Haz que no parezca amor.

Qué es lo que se lleva ahora.

Duelen tantas tripas en nombre de la libertad.

Tú dices libre y yo digo cobarde.

Cobarde todo aquel que no es capaz de comprometerse con el instante.

Cobarde todo aquel que no esté presente cuando el otro está desnudo y vulnerable.

Cobarde todo aquel que puso un límite desde el principio.

Yo es que no quiero nada serio.

Como si no fuera lo suficientemente serio estar dentro físicamente de otro ser humano.

Yo es que no creo en las etiquetas.

Como si ponerle nombre a las cosas fuera algo malo.

Yo es que busco pasar el rato.

Como si la vida fuera para siempre.

Hay algo tan neurótico en nuestra manera actual de relacionarnos.

Tan irrespetuoso con la vida.

Tan impaciente.

Y queremos más: más picante, más gorda, más grandes, más altos, más guapas, más fuertes, más delgadas.

Nos aburrimos porque no nos soportamos a nosotros mismos.

Porque no queremos que nadie nos conozca.

Porque es más sencillo empezar de nuevo cada dos años vendiendo nuestra mejor cara.

Porque es mucho más sencillo follar que limpiar lo follado.

Porque tenemos miedo a que en el fondo seamos un auténtico fraude.

A que cuando el otro arañe un poco vea que no hay nada.

Nada serio.

Y aquí seguimos rascando, cambiando cromos repetidos, poniéndonos ropa interior cara para que otros se limpien los pies al entrar.

Haciendo del amor una servidumbre de paso.

¿No sientes a veces que tú vales más que todo eso que haces?

Que tú eres un jodido milagro.

Con tus ojos que todavía pueden ver.

Con tu pies moviéndose para llevarte al lugar que quieras.

Con tu boca capaz de dar las gracias.

Con tu piel ocupando una plaza en el mundo.

¿No sientes a veces que tú te mereces más que lo poco que te hacen?

Dos besos mal pegados.

Tres minutos entre las piernas.

Cinco embestidas.

Y un WhatsApp: No me agobies.

Lo más triste es que esta sociedad nuestra ha conseguido invertir los papeles.

Ahora si dices que sientes algo, estás loco.

Es muy pronto.

Muy arriesgado.

Poco inteligente.

Dime tú, cómo lo haces para no sentir algo cuando lo haces.

¿Cómo se finge la vida?

Cómo se hace para que nunca parezca amor.

Y que simplemente parezca un accidente.